martes, 19 de junio de 2007

Pequeñas cosas para una vida miserable


- El zapato que te come la media a cada paso.

- La uña que se quiebra al ras (esta es medio naïf).

- El reproductor de DVD que deja de leer a 5 minutos del final.

- Que el botón open-close esté cerca del fw-rw y saques el dvd cuando en verdad querés adelantar la escena o canción.

- La cercanía en el teclado entre el botoncito de borrar (ese de la flechita arriba del enter) y el botón "Insert"; entonces tocás los dos juntos... seguís escribiendo mientras prestás atención a otra cosa, sin mirar la pantalla, y cuando te das cuenta, por haber querido rehacer parte de una oración te comiste el resto de la frase. Y no te acordás lo que decía... porque estabas meta copy-pasteando y ni habías leído lo que seguía.

- El agüita del mate que se filtra por la bolsa y te enchastra el tacho.

- Lavar ropa y darte cuenta, cuando abrís el lavarropas para tender las cosas, que compraste un jabón que no era baja espuma, y está todo el lavarropas lleno de espuma. Y tenés que enjuagar todo otra vez. Entonces llegás tarde a donde tenías que ir. Todo por no leer la letra chica del paquete.

- Y que eso de no leer la letra chica te pase seguido. Y terminás acumulando en tu despensa varias bolsas de jabón que no te sirven para nada porque no son baja espuma. Y coleccionar
diferentes acondicionadores porque, cuando vas al chino, no lees la letra chica del envase y comprás siempre, siempre, siempre, acondicionador, cuando en verdad lo que necesitabas era shampoo...

- Y no aprendés.

- Nunca.

2 comentarios:

Mad Bunny dijo...

=P lo del insert pasa por mirar para cualquier lado mientras escribís. A veces lo veo tipografear a mi viejo y sutilmente me acerco y le digo: "Pá, estás borrando todo". Tendría que ver usted como se pone.

Y lo del acondicionador por shampoo, me pasa me pasa. Por alguna razón nunca hay en mi casa acondicionador igualito al shampoo que yo uso (se acaba rápido y no se repone) entonces manoteo otro producto que está por ahí y me pongo, confiado en que es acodicionador sin fijarme en lo absoluto. Tal es así que una vez me puse limpiador abrasivo que alguién había dejado en la bañadera.

Carolina dijo...

Cuando niña a mi madre se le ocurrió guardar la lavandina en el envase del jugo de pomelo...
Y, sí. Entré corriendo a mi hogar en medio de un juego de escondidas y me la mandé...

Yo me limpié muy bien por dentro, usted quedó pelado???