lunes, 3 de febrero de 2014

Vuelo 2. Tardareeee, oh oh...

Con un primer vuelo frustrado emprendí mi viaje a Neuquén.
El regreso estuvo incierto hasta último momento. Sacamos por las dudas pasaje en colectivo a las 17 hs, fuimos a la terminal y de ahí mismo llamamos al aeropuerto, nuestro vuelo era a las 20 hs más o menos.

Ceniza despejada. Vuelo confirmado.

Devolución de pasaje en micro, con la correspondiente retención de la empresa, movilización hacia el aeropuerto. 
La devolución del importe del pasaje de ida la hicieron 8 meses después. Prometí nunca más viajar por Aerolíneas cuando tengo otra opción para elegir.

Me encantó volar!! El despegue es maravilloso! Muy lindo el avión pequeño, muy rico el sanguchito, muy suave el aterrizaje, muy lindo todo.

Segundo vuelo:

Buenos Aires- San Pablo
Salida a las 7 horas, vuelo directo, claro.

El plan era llegar a San Pablo y ya teníamos reservado el coche que retiraríamos en el aeropuerto para partir rumbo a la costa.
Dos días antes nos informan de la aerolínea que el vuelo directo fue cancelado por cuestiones de "cartel", capricho o justicia celestial. Por lo tanto, un vuelo de tres horas se transformó en uno de 10 horas con escala en Santiago de Chile. 
Una cosa de locos, como si el avión fuera para atrás para tomar envión y salir para Brasil con mucha más potencia, como un autito a fricción. Con el gasto extra por tomar al menos un café en el aeropuerto de Santiago mientras hacíamos tiempo, y con el gasto no contemplado de tener que dormir en San Pablo en donde fuera, comprando sin anticipación, por ende, cero promociones.

Vuelo reprogramado entonces, pérdida extra de tiempo, pérdida de un día de playa. Pero no nos importó. Ya estábamos de vacaciones. 
El auto alquilado era una batata maloliente sin aire acondicionado (aunque lo cobraron). No nos importó.
El viaje hasta Paraty fue bastante más largo que lo imaginado. No nos importó. El paisaje era hermoso, sufrido y con mucho morro que daba miedo de trepar, pero hermoso. En un momento estábamos atravesando la montaña por un túnel, al salir pensé que se habían empañado los vidrios, o que había humo, pero no, al mirar al costado y ver el precipicio entendí que estábamos en medio de las nubes.
No habíamos viajado con yerba porque Rober me dijo que si el paquete estaba abierto nos lo iban a quitar. No quisimos comprar en Aeroparque medio kilo porque estaba a precio infladísimo. Error total. No podíamos conseguir yerba en el camino de San Pablo a Paraty. Pero no nos importó.

Mentira. Yo pensé que me iba a morir si llegaba el mediodía y seguía sin mate un día más. Por suerte había tomado un par de mates que le pedí a una parejita que vi cuando llegamos a Brasil la noche anterior, no me importó la vergüenza, nada de nada, yo sólo vi un mate, un termo, me acerqué y pedí por favor un matecito. Cabe aclarar que la parejita andaba con un paquete de yerba recontra abiertísimo.
- Vienen con ese paquete abierto???
- Sí
- Y no se los sacaron en la aduana???
- No, para nada.

Mirada de muerte al, ahora, malo de la película.

Todo el resto genial, conseguimos yerba, lindas playas, todo lindo, pero no es lo importante acá, lo que acá cuentan son los vuelos. O los intentos de vuelo.

Volvemos al aire. El día que nos avisaron de la cancelación y reprogramación del vuelo de ida, nos reprogramaron también el de vuelta que, tal como la ida, sería  con escalas, no directo como lo habíamos comprado. Cuando uno elige un vuelo, elige un cronograma, elige por cantidad de escalas, por horarios, por aeropuertos de salida. Bueno, no importa. 

El día anterior al vuelo de regreso entro a LAN para hacer el web check-in. No lo pude hacer dado que el vuelo estaba cancelado. Casi me muero.
Llamo a Lan y me informan que se canceló el primer tramo del vuelo, o sea, el tramo San Pablo - Santiago de Chile. Y querían reprogramar para un horario con imposibilidad temporal!! La idea brillante de la piba que me atendió era salir de San Pablo a las 8 hs con horario de llegada a Santiago a las 10:30 * y salida a Buenos Aires a las 9:30 hs... A menos que el viaje de Brasil a Chile fuera en el tiempo, ese esquema era imposible. Después de varios intentos por explicarle lo entendió.

El único temita fue que el aeropuerto al que debíamos arribar era Ezeiza.

A pedido de Robert no reclamé cuando llegamos y nos tomamos un remise, sin chistar. Aunque no correspondía. Lo que correspondía era que nos llevaran en lo que fuera a Aeroparque, y sin costo. Carajo.



*Se sabe, y sobre todo los que trabajan en eso, que el horario es siempre el que corresponde al país en cuestión. A saber, si dice San Pablo-Santiago y en horario 8-10:30, se interpreta 8 hs de San Pablo y 10:30 hs de Santiago.