miércoles, 30 de junio de 2010

Salí del closet


No les estoy hablando de un juego de niños como la escondida o el cuarto oscuro, ni tampoco de uno de adultos como podrían ser la (guiño, guiño) escondida o el (guiño, guiño) cuarto oscuro.

No, nada que ver. Les hablo de lo que se habrán imaginado cuando vieron el título.

Ayer salí del closet.

O, mejor dicho, me sacaron a patadas en el medio de mi parte más abultada.

Fui a hacer el trámite para la renovación de mi DNI, el que tengo actualmente donde tiene que estar el nombre, no hay nada. Se borró. Cabe aclarar que se borró hace más o menos 10 años, de hecho en mi primera elección la señorita que tomó mi documento me dijo, "nena, esto está medio borrado, tenés que renovarlo ya, ahora te dejo votar porque es tu primera elección...".

Una década después le hice caso.

Por supuesto que previo a ir al RENAPER tuve que borrar mi reescritura con lapicera sobre el plastificado, corría riesgos de recibir retos y / o detención por mi fatal delito.

Hice la fila correspondiente para el inicio del trámite donde me entregaron un número donde verificarían mis datos.

Me pasaron de largo. Yo tenía el 560 y pasaron del 559 al 561. Y fue "el sistema", no una persona, la que me salteó.

Esto reafirma mi creencia de que estoy muerta o que no tengo alma en verdad. Recuerden que las puertas automáticas se abren lentamente, muy lentamente, ante mi presencia, como si tuviera apenas una tenue existencia.

Verificaron mis datos, que parece ser no estaban bien, porque no aparecía nada en "el sistema".

Finalmente me encontraron, me dieron un talón de pago. Pagué y me dieron un número para el último tramo, toma de huellas digitales y foto. Aplauso, medalla, beso.

Mi número esta vez era el 813.

810 (preparados), 811 (en sus marcas), 812 (listossssss... me paré y me fui acercando poco a poco a los boxes), 814.

814!!

Fija, estoy más muerta que Bruce Willis...


Cuando me atendieron entendí todo. Ahí fue cuando me eyectaron del closet.
Con mis datos aparece otra persona. Y no una persona cualquiera, no. Aparece un chabón que parece ser nació en Chilecito, La Rioja.

Soy travesti.

Mi teoría es que nací con ambos sexos, mis padres decidieron que mi cara daba más para mujercita y ahí estaba frente a mí la versión hombre de haber elegido ese género.
Eligieron bien. La verdad es que el chico este de Chilecito estaba bastante feo.

Todos me miraban y se reían en el Registro. Cuando pasa algo así en una oficina estatal que atiende a mucho público se juntan varias mujeres mayores que siempre llevan puesto un saquito de lana y un par de jovencitas con cara de sorprendidas alrededor de un gordo con cara de traficante de armas que es quien decide qué se hace en esa situación.

Luego de un peleadísimo ta te ti... terrame terrome tesin tesan... "Ya está, déjenla mujer", habrá dicho el gordo.

Macho, dijo la partera; mujer, el del RENAPER.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

genial como siempre... que bueno que regresaste ... te estaba extrañando carolina...

Vivi dijo...

chaau
que loco
y que se siente tener un socìas con tu mismo dni?
Sugestivo el tema, no?

Vivi dijo...

ah me encanta tu coso, como se llama, tu template

Ela dijo...

jajaja como sigio la cosa?

Carolina dijo...

Anónimo: gracias!!!!!!
Vivi: se me llenó el que ya sabés de preguntas... jajaj!!
Ela: ahora me dicen Carolina Néstor Montes.