miércoles, 31 de octubre de 2007

Sabés dónde podés meterte el turrón????

Esto de empezar a recibir publicidad de imprentas para las tarjetas navideñas, cajas navideñas y sarasas navideñas me recordó algo.

El año pasado Roberto recibió en su trabajo la conocida caja con budines, sidra, garrapiñadas, y demás tentaciones; dado que frecuentaba mucho mi hogar, el mencionado regalito quedó en mi hogar. La caja estuvo intacta en mi cocina durante tres meses, notarán que no soy de las que se preocupan por tener una caja en el medio todo el tiempo... mi mente incorpora fácilmente el agente de la molestia y ya no lo veo, o lo escucho más, según el caso.

Me reí mucho cuando al cortar con Rober guardé en el bolso a ser devuelto hasta los confites. No quedó rastro de él en mi hogar, le devolví todo, cepillo de dientes, maquinitas de afeitar, ropa, calzado, papeles, fotos, libros y lo que se les ocurra.
Hubiese pagado para ver su cara al momento de abrir el cierre y encontrarse con un pan dulce aplastado!!!!!


Update: le sumo al dolor, frío... mucho frío... chuchos acasusos de frío...

18 comentarios:

Tomás Münzer dijo...

pri!!!!
volvía ser el más grosso de todos, jeje

Tomás Münzer dijo...

Cómo, cortaste con Rober??? Cuándo??? No, no puede ser, era la parejita feliz, nunca nos dijiste, qué desilusión, ahora ya no sé si creer en el amor, qué hago???

Polzúnkov dijo...

Ja ja ja, claro. Y diciendo:

“¿Y esto de cuándo es?”
“¡De diciembre del 2006, maldito!”

A mi me gustan esos regalos boludos.
La pongo (a la caja) en algún rincón de la casa (tengo la misma capacidad que vos para transformar en poco segundos un estorbo en un mobiliario ignorable) y si algún día hago mate y me pinta tomarlo acompañado de un pan dulce berreta con frutas abrillantadas, ¡ya se a donde recurrir!

Carolina dijo...

Imagínese que no me voy a poner acá a hablar de mi vida privada, Tom!! Sólo cuento pequeñas anéctotas, el resto... fill in the blanks!!!

Pol: Es admirable la capacidad de transformar las cosas!!! Lo que para muchos es incómodo a la vista, un estorbo, para otros no es nada, incluso puede ser algo útil.
En la oficina, mi apoya pava es la cajita del celular que me compré hace como 7 meses... El portalápices es un mate como de cerámica que no usábamos.

Natu dijo...

Yo tambien veo el lado util y no molesto de las cosas que para otros estorbarian...jaja...
pero el pan dulce!!!jaja ahi te pasaste!!!

Tomás Münzer dijo...

No sólo hacés chistes malos en mi blog, sino que no me respondés acá, creo o no creo en el amor???

Carolina dijo...

Sí Tom, crea en el amor!!!!
Dígale sí al amor!!!!
No le tema al amor!!!!

Ufff, ese chiste malo no fue nada...

Carolina dijo...

Natu: fue muy divertido...
Al tiempo nos vimos y le pregunté qué le pareció cuando abrió el bolso, no lo podía creer...

Tomás Münzer dijo...

Ah, la próxima vez que no respondás no respondo de mí (cuack, debe ser contagioso)

Lady Vag (abunda) dijo...

Jjajaajajajajajajajajaja! Me encanto!

Felices de aquellos que reciben meses después un pan dulce aplastado, a mi por las fiestas ni medio turron me dan..nada ...el vacío total mire!

cuti dijo...

no hay nada peor que un pan dulce aplastado

No soy yo, sos vos dijo...

jaja, buenisimo... Nunca se me hubiera ocurrido. Aunque cuando armé la bolsa para devolverle sus cosas a I., metí un paquete de harina que me había llevado para hacer unas pizzas... je (Después me dijo: no era necesario, Pau!)

Roky Rokoon dijo...

y si, la caja entera o por partes debe ser devuelta, alguna garrapiñada te podrias haber quedado,a jaajj

Carolina dijo...

Tom: estamos para ronda de chistes, eh!

Lady: Juajauaa!! No se preocupe, este año le mando un mantecol.

Cuti: un pan dulce aplastado y viejo.

NSYSV: Jajaja! Hubiese sido bueno devolverle la preparación ya hecha, y que se enchastre todo!! A mí también me dijeron, "Caro, te fuiste a la mierda, no hacía falta...", pero una quiere romper las pelotas... Como si devolviendo un kilo de harina y unos confites se pudiera devolver también el amor y no sufrimos más.

Roky: intenté meter con caja y todo las cosas dentro del bolso, pero no entraba... Tuve que repartir todo, junto con las maquinitas de afeitar, los confites. Con las zapatillas, los turrones; con las remeras los budines; y donde se pudo, el pan dulce.

Horacio dijo...

buenísima la historia, pero lo que más me mató fue esto

"La caja estuvo intacta en mi cocina durante tres meses, notarán que no soy de las que se preocupan por tener una caja en el medio todo el tiempo... mi mente incorpora fácilmente el agente de la molestia y ya no lo veo, o lo escucho más, según el caso."

SOY IGUALLLLLLLLL!!!!! LA PUTA MADRE, pocas veces me sentí tan identificado con algo que leía

Carolina dijo...

Bienvenido al club de los incorporadores de agentes molestos, Horacio!!!

Para recibir la credencial ingrese sus datos a www.meabstraigodelasituacion.com

Colores dijo...

Bueno... coincido plenamente con el comentario de Horacio! jajaja... a mí también me pasa lo mismo... y también puedo dejar ropa en remojo durante días y después me olvido que ahí estaba y ya está todo podrido...jajaja
Por cierto me hiciste reír con eso del pan dulce aunque quisiera preguntar: ¿Por qué estaba aplastado? ¿Lo utilizaste como apoya pavas o sofá? o se aplastó por ir en el bolso? ajjajaja...
Esas cajas horribles de cosas incomibles que dan en los laburos... jajaja
Besos

Carolina dijo...

Me pasa lo mismo con la ropa en remojo!!!!
Somos un asco!!!!!! Jajajaja!!!

Posta que si hubiese habido algo medianamente comestible no lo hubiera devuelto... No pensé utilizar el pan dulce como apoya pavas, muy bueno, jaja!!!! Se aplastó porque eran muchas las cosas en el bolso y tuve que meterle presión...

Vas a entrar o vas a entrar, pan dulce y la reput******!!!!!!!