jueves, 20 de septiembre de 2007

Y mi don????????????

Sé que cuando mi madre hizo la cola, hace ya unos veintipico de años, para la repartición de dones, llegó tarde a la entrega de paciencia y tolerancia para la tercera de sus hijos...

Y para montones de cosas más, no quiero hacerme acá la señorita perfecta... Soy extremadamente impuntual, de esas que juegan con los límites de la desconsideración, desinterés y falta de respeto. Detalles, por supuesto, que no influyen en lo más mínimo a la hora de pensar en un cambio de actitud de mi parte...
Llego tarde porque sí. Sí me importás Roberto, sí te quiero ver, pero no me pidas peras cuando a la vista salta mi esencia de olmo... No tengo ese don, porque no me jodan che, es un don... El mundo se empeña en ponerme obstáculos para que llegue a cualquier hora; robos, choque de colectivos, encuentro cercano con personajes de tercer, cuarto y quinto tipo...

Y hete aquí que el regalito que venía junto con la puntualidad, el ahorro, obviamente también me fue negado.

Pero bueno, me estoy yendo de tema, este post era a colación del temita de la paciencia y su hermana mayor, la tolerancia.
Me rompen soberanamente los ovarios las personas que en el colectivo, estando sentadas, hacen todo el tiempo ademán de "en la próxima me bajo", y hacen que yo me quede cual helecho helado atornillada al lado del asiento. Y no se bajan nunca. Nunca más. Jamás. Creo que viven ahí, de hecho. Como los que viajan en el 101 cartel rojo, son gente paga que viaja punta a punta del recorrido. Y no bajan nunca. Jamás. Como los que hacen el ademán. Que tampoco bajan nunca más. Tal como los del 101. Jamás. Nunca. Y ni hablar los del ademán... Y el 101... y el ademán... 101... ademán... 101...

Me voy a resetear y vuelvo.

9 comentarios:

juano dijo...

jajajaajjaja, sisisi!! totalmente de acuerdo!

los odio! te juro que cuando estoy con ganas de sentarme y hay alguien sentado haciendo el ademán por dentro empiezo a pensar las cosas mas horribles del mundo y aprieto fuerte los dientes y sostengo el caño del colectivo con un odio....


lo de las empanadas segui esperandolo., el domingo pasado cocinamos unas aqui en mi casa, quizas la proxima vez te invite para que no me mandes unos matones a cobrar esas benditas empanadas...

saludos!


juano

Carolina dijo...

Sí, al fin entiende!!!!!
Ese el miedo que quiero generar en la gente para que pague las deudas!!!

Yo llevo las servilletas!!!!

Tomás Münzer dijo...

Fah, Juano, cambio de avatar, muy bueno. Y sí, la gente esa que amaga y amaga en los micros es detestable. Pero lo que me lamó la atención es tu impuntualidad y falta de capacidad de ahorro, no te preocupes, eso les pasa a TODAS las mujeres, es su particularidad, no es que sólo a vos. Es su esencia.

juano dijo...

los salteños no usamos servilleras carolina! por que somos BIEN MACHOS!



estoy de acuerdo con tomas, esas cosas las tienen TODAS LAS MUJERES!

Carolina dijo...

Así que el ser macho y la servilleta vienen de la mano, o mejor dicho la separación entre estas dos cosas...

Uhh, loco! Entre Tomás y Juano me quitaron la ilusión de ser única y diferente...
Encima tengo la mala suerte de tener amigas hiper puntuales que me retan todo el tiempo... Y además me atormentan haciéndome sacar cuentas para demostrarme que si no me alcanza nunca la plata es porque me la patino en pavadas...
En verdad por suerte tengo esas amigas!!!! Si no estaría sin un peso y perdida en el mundo del no reloj.

Tomás Münzer dijo...

Tus amigas deben ser travestis entonces, =P

Carolina dijo...

Juaaaaaaaajuajauajaujaa!!

Anónimo dijo...

no voy a permitir este insulto a tus amigas, cachai! más aún, porque tengo el orgullo de ser una de ellas. besos del otro lado de la cordillera!

Carolina dijo...

Chichitaaaaa!!!!!!! En realidad vos de las insultadas, como yo, por la impuntualidad!!!

Besosssss!!!!