viernes, 3 de agosto de 2012

Asesinos de empanadas



- La humita y la maldad

Si te juntás con amigos, flia o lo que sea que agrupe mucha gente y arman una lista para pedir empanadas, no faltará quien tire "dos de humita" entre sus elecciones, está chequeado. 
Ahora hete aquí que cuando queden en la caja las últimas tres empanadas, las dos de humita estarán ahí esperando, agazapadas, perversas como sólo ellas pueden ser* que alguien las elija. Nunca sucede. Nadie las quiere.

Y el dueño? Ah, ahora nadie las pidió. Tenés que ser mala gente para pedirte no una, sino dos empanadas de humita, y comerte, en vez, las de carne picante de otro comensal. Comete la humita o te la inyecto, carajo!!!! 


*la empanada de humita es una porquería, choclo pasado empastado con harina 000 que se abrió en el mes de enero de 2010. En tu casa capaz, si tenés muchos problemas, la preparás con choclo nuevito y te hacés una rica salsa blanca, pero no te lo creo. Si sos capaz de hacer empanadas de humita, sos capaz de matar, sabelo.


- Ventajero compulsivo

Las casas de empanadas tienen que divertirse con algo, no seamos jodidos y comprendamos; para esto inventan repulgues para identificar el gusto del producto en cuestión. En la realidad del hogar, cuando se abre el paquete, jamás coinciden los repulgues con los dibujitos de referencia*.
Tampoco ayuda cuando te indican con papelitos. Qué lógica siguen? La empanada etiquetada está antes o después del papelito? Imaginate con el hambre que tenemos si nos vamos a poner a analizar la organización del lugar de comidas... Tenemos hambre, no podemos pensar claramente. Además siempre alguno mete la mano antes y ya desbarajusta todo...

Me meto de lleno en el tema. La casa de empanadas que se divierta como quiera, repulgues incongruentes, papeles mezclados, sellos, que parecen ser la mejor manera de identificación. 
Lo que no es divertido es que para saber de qué sabor es una empanada un fulano le meta un bocado que se lleve la mitad, "ah, esta es de caprese, no, yo no pedí caprese, pasame aquella que me fijo si es mía". 
No, loquito, no!!! Qué bronca me da que abran la bocota como hipopótamo famélico y se coman todo!!!! Un día les pongo una empanada de chile habanero y me río como loca yo.



*El peor que conozco en este tema es Bakano, incluso hay repulgues que ni siquiera están referenciados; podés pedir hasta 15 gustos, por ejemplo, pero sólo están referenciados 10. O sea, ya sabés que algo va a salir mal.



- Comunismo letal

Si nos esmeramos por elegir cada gusto, hicimos una lista interminable de sabores con el nombre de cada persona para que luego no haya confusiones*, por qué lanzar como una granada en medio de la mesa: "Es lo mismo, comamos lo que venga".
Ningún comamos lo que venga!!! Si era así pedíamos una docena de carne, una docena de jamón y queso y todos contentos.

Ahí ya sabés quién pidió de humita... Ahora jodete, comete tus dos de humita y dejame en paz comerme mis caprese!!!


*Como te digo una cosa, te digo otra. No falta jamás quien, al momento de llegar las empanadas y abrir la caja, empieza a olfatear todo seguido de la frase "no me acerdo de qué pedí...". Para eso sirve la lista del pedido.


- La empanada botox

La empanada de jamón y queso es de relleno. Siempre. Pocos serán quienes pidan en primera instancia este sabor (no quiero hablar mal de ellos... el prejuicio es algo feo), se piden cuando estás hablando con quien toma el pedido, te das cuenta que no completás la docena o su múltiplo y rellenás entonces con jamón y queso.





Bon appetit!!!


 
PD: si tenés más de 15 años no podés pedirte de salchichas con mayonesa (parece una locura pero sí, existe ese gusto, muzzarella + salchicha + mayonesa), aunque pensándolo bien si tenés menos de 15, tampoco. Mayonesa caliente, guácala. 

5 comentarios:

Virginia Inés Simón dijo...

Me reí mucho...cuantas verdades de la vida cotidiana. Muy bien.

Julieta en jumper dijo...

Jajajaja, espectacular!!

Un Simple Blog dijo...

Todo un análisis sociológico. Muy bueno.

Plastiquito dijo...

La gente grossa como yo puede comentar en posts de 30 días de antiguedad. Establecido esto, prosigo: Yo tengo el don, o bien debería decir la maldición, de ser capaz de elegir cualquier empanada al azar entre las 3 docenas que pidieron, e indefectiblemente, en el 100% de los casos, será una de las de humita. (Y si no pidieron de humita, entonces será de verdura).

Carolina dijo...

Gracias!!!

Plastiquito: sos groso!