jueves, 12 de julio de 2007

Qué se vengan los chicos, lalalalala... (la cantaban los de Festilindo??)


Estoy recordando en este momento la publicidad esa donde llega un fulano a su casa con unos amigos… Al verlos entrar uno a uno, puede verse en la cara de la mujer la desesperación alimenticia, qué les hace de comer a ese grupo de termitas que caen de sorpresa al mejor estilo Julián Weich?? Por suerte, gracias a no me acuerdo qué producto, improvisa unas deliciosas pizzas. Improvisación que la agarra bastante preparada, por cierto, no cualquiera tiene harina, levadura, tomate, queso, condimentos, tiempo y ganas en stock. Yo te puedo hacer en unos fideos con manteca, pero no más, y para no más de cuatro ya que tengo sólo un paquete en la alacena…

Si bien cuando recuerdo esa situación televisiva me saca alguna que otra sonrisa, no significa que me cause gracia cuando se vuelve literal, y totalmente real en mi hogar.

Tus amigos me caen bien, Roberto.

Me encanta que hagas deporte, que vayas todos los martes a jugar al fútbol con los muchachos. Es lindo un hombre que se interesa por hacer ejercicio, que una vez por semana recuerde que tiene un cuerpo que tiende a envejecer… y la verdad es que ese tiempo lo invierto bastante bien; se traduce en una tranquila y apacible sesión de depilación mientras hablo por teléfono, fumo y escucho a todo volumen a Ricardo Arjona. Viste que cuando sentís olorcito a cera fruncís un poco la nariz y preguntás de dónde sale ese aroma, y ante mi respuesta “me voy a depilar” me mirás apenas de reojo y me decís “qué asco!!”. Bueno, Roberto, ese olor sale de lo que constituye el mismísimo infierno femenino, y agradecé que es una costumbre que tengo bien incorporada, así como tu cuerpo tiende a envejecer mis pelitos tienden a crecer.

Hasta ahí nos vamos entendiendo, no? Vos jugás un fulbito, yo me pongo al día con mi estética.

Te lo repito Roberto, tus amigos me caen bien, no te confundas. Pero tampoco es un fanatismo, no me vendería a un grupo extremista iraquí si me aseguran que voy a verlos todas las semanas, ni me inmolaría frente a un jardín de infantes para que se vengan a tomar una cerveza todas las noches de verano…

Si vos querés irte después del partido a comer con ellos, yo no me quejo, es más, te aliento, pero por favor no me los traigas todas las semanas, sí?? Seguramente me extrañás mucho y no podes esperar dos horas más para verme, es muy probable que tus amigos me adoren y no puedan estar más de quince días sin compartir una cena conmigo, estoy casi convencida que soy el as de la cocina… Pero hay cosas que no.

Vos por suerte, en el mejor de los casos, llegás y te bañás. Ellos no, me rodean en la cocina para ver qué estoy por sacar de la galera para cenar y no huelen, precisamente, a perfume francés; a francés sin perfume, sería más acertado, incluso a perro mojado de francés sin perfume, se aproximaría un poco más a la descripción que intento transmitir.

Y poco me importa si llegan destrozados y justo nosotros tenemos ese sillón tan cómodo que pareciera que los llama a acostarse, a desparramarse como unas bolsas de papas podridas en él… Es blanco!!!! Blanco, por dios!! Y al primero que se le ocurra sacarse un botín se lo revoleo por la ventana, sabelo!!

Igual que vengan cuando quieran… me caen tan bien…

10 comentarios:

Mad Bunny dijo...

Jaja. Pobre Carolina. No digo que las cenas de amigos deban ser planeadas, pero al menos un poco anticipadas, para que no pierdas la cabeza y no dejes a un Roberto sin cabeza caminando por ahí. Entre parentesís que no puse pero ud sabe que están ahí: que mal de su Roberto el no ayudarle en la cocina, o al menos en el fino arte de espantar (con tacto) a los sudorosos visitantes de los muebles delicados.

Plastiquito dijo...

SI yo fuera mujer.. y mi Rober me trajera una caterva de amigos con hambre, de sorpresa para cenar, lo único que haría sería arrancar los imanes de la heladera con las dos manos y desparramarlos en la mesa del comedor, "bueno chicos elijan, empanadas, comida china, pizza, acá tienen lapiz y papel, anotan lo que quiere cada uno y yo llamo y les hago el pedido!", y ya estoy haciendo demasiado.

Si pusiste sillón blanco ya sabías a lo que te exponías, no tenés derecho a reclamo, el que quiera blanquito que le cuestito.

Y las mujeres REALMENTE femeninas se deben depilar CON PINCITA... de preferencia mientras yo las fotografío desde todos los ángulos (deberías ver qué posiciones ultraeróticas adopta una muchacha en trámite de autodefolicularse con pincita)

queti dijo...

Eh, volvi�. Volvimos, volviste dice Norte. S� hubo remodelaciones en mi blog, menos mla que lo encontr� pens� que me hab�a abandonado, ya me iba a volcar a la bebida. Espero que le guste mi renovado blog. Abrazo.

Carolina dijo...

Bunny: vio?? soy una desgraciada...

Plastiquito: a mí me hará ver menos femenina la depilación con cera, pero usted es un degenerado, diculpe... Tiene muy poco de erótico la depilación... llega a ir a una clase de yoga se muere!!!

Queti: lo importante no es volcarse a la bebida sino volcar, justamente, la bebida. Estoy emocionada con este reencuentro... Me pasa un pañuelito???

cachai dijo...

muy bueno el blog carolaina!!!

Leonardo dijo...

"Que se vengan los chicos" no era de Festilindo, recuerdo que la cantaba un grupo medio floclórico: creo llamado Los Arroyeños.

The Bug dijo...

Fantástico, Carolina.

Carolina dijo...

Leonardo: gol de media cancha para usted!!!!! Es cierto!!!!!!!!! Chas gracias!!!!!!!
The Bug: un honor que ande por estos lados... Gracias!!!

Mad Bunny dijo...

♫ Que se vengan los chicos de todas partes, hasta los de la luna y los de marteeee ♪ ♫

Oh dios, acabo de tener una regresión. No se por qué no me había dado hasta ahora, se me disparó con el comment de leonardo.

Vivi dijo...

jajajajaa
que genial este post
me estoy leyendo todo el blog y lo linkee en el mio
"olor a perro mojado" es una de mis frases de cabecera.