martes, 23 de octubre de 2012

Los cumpleaños



Voy a referirme más detalladamente al grupo entre las edades de 18 y 35 o 40 años, más o menos. Más menos que más.


El año uno se festeja con bombos y platillos. El día del cumpleaños propiamente dicho, si cae día hábil, la familia se reunirá a almorzar o cenar, y se hará la fiestita el fin de semana. Por ejemplo, el domingo al mediodía, de 12:30 a 17:30 hs. 
Auspicia tu cumpleaños Nutrilon y medallita de oro.

Si los papis tienen muchos amigos con hijos pequeños podrán festejar los cumpleaños subsiguientes, hasta los 9 más o menos, en un pelotero. Si no hay en el círculo otros niños no vale la pena tener un castillo inflable para que se metan dos chiquitos, tres tíos grandulones y una horda de amigos que se emborracharon tomando de vasitos de plástico. 
Lo bueno del pelotero es que te sacás de encima el hacer la comida, comprar los vasitos, barrer y pasar el trapo después de la reunión que te deja la casa patas para arriba... además de un chico pasado de revoluciones, y por qué no, con un desorden intestinal a causa de la ingesta ilimitada de gomitas y caramelos cuando sacaste las empanaditas de copetín* que se estaban pudriendo arriba de la mesa. 
Cabe aclarar que sólo te ahorrás el cocinar y la limpieza del hogar, del chico excitado y vomitado, no se salva nadie. La fiesta se hace por la tarde y se extiende por unas 3 horitas. Yo no tengo hijos, pero sí una hermana que fue pequeñísima como la servilletitititita que viene con la empanadita.
Auspicia tu cumpleaños palitos y chizitos La cholita.

A partir de los 9 o 10 años, edad que ya no da para el pelotero, ya es problema de los padres. Yo calculo que a los chicos los arreglás con un lugar con pasto y pelota. Las nenas ni idea... maquillaje? música y que inventen esquemas de baile? Qué sé yo... La cita es el día del cumpleaños y dura toda la tarde.
Auspicia tu cumpleaños chocolate Águila que aparece en trocitos en la torta.

Ya desde los 15 la fiesta vuelve a ser lo que era. Un quilombo de borrachos, ya no sólo de los padres y sus amigos, sino de los agasajados en cuestión también. La estrella es la sidra coimeada a mozos.
Finaliza de esta manera la participación de los padres en los festejos no oficiales. A partir de los 16 años los eventos se duplican, el oficial es el día del cumpleaños y el no oficial y más divertido, el fin de semana. El lugar no importa, puede ser en una casa donde los padres hayan viajado, en un bar o en la mismísima calle. Lo importante es que no puede faltar la bebida alcohólica en versiones indisfrutables tales como Tía María, licores coloridos que destrozan el hígado, vinos de cajita rebajados con gaseosas (y sin usar vasos!!! Tomás de la cajita un poco, agregás gaseosa, tomás un poco más, agregás más gaseosa... el que esté libre de pecado que arroje el primer Bordolino). 
Ya aparecen los primeros guapos cerveceros y ferneteros. No hay ni torta.
La fiesta arranca tipo 23 hs y se extiende hasta la mañana siguiente, o lo que de el cuerpo.
Auspicia tu cumpleaños Alikal.

A medida que pasan los años y se entra en los veinte la bebida se vuelve más decente, la cajita le da lugar al vino en botella, un gran descubrimiento gourmet; el fernet se acerca cada vez más al Branca; desaparecen los licores. Hay invitados a tu propio cumpleaños que ni conocés. Tu casa se transforma en un bar -ni hablar si sos del interior y te fuiste a estudiar a otra ciudad-, tu baño queda como el baño de un bar, un asco. Los pisos amenecen pegoteados, vasos de todo tipo y color por todos los rincones y no te queda un repasador limpio, todos tienen olor a alcohol. Hasta las plantas se ligan una regada etílica...
Terminás a las 7 de la mañana tomando mates con pizza fría.
Auspicia tu cumpleaños el trapo de piso.

Año a año retorna la comida y el festejo vuelve a ser uno solo, el oficial. Reaparecen de a poco los padres en escena. 
Cuanto más cerca de los 30, la reunión se vuelve más cerca de las 21:30 hs. Recibís regalos de tus amigos!!!  
Ya llegando a los 35, aparecen en la mesa los cubiertos. Qué locura, no? Una cena con amigos, buen vino, de sobremesa unos ricos tragos, borrachera, refrescada de los cumpleaños anteriores con carcajadas. La casa se limpia antes de irse a dormir, se ventila todo y las copas (ja! copas!!!) quedan impecables sobre unas sussex.
Se usan platos para la picada, platos para la cena, platitos para el postre y torta, vasos para gaseosas, fernet, cerveza o agua, copas para vino. Auspicia tu cumpleaños detergente Magistral.

Después de los 40 no sé qué pasa... Ya auspiciará el cumpleaños las latitas de Twinings?? Los festejos son por la tarde???
Ya les contaré...





*me provoca realmente mucha gracia ver un adulto comiendo cosas en miniatura, un panchito, una porcioncititita de pizza. Si para los chicos se hace todo en tamaño mini, no hace falta que sea igual para los mayores. 
Aunque si lo pienso mejor, síganlo haciendo que me alegran la vida. Ver a un señor de traje y barba comiendo una empanadita de copetín me mata...

Aclaración: todo puede cambiar cuando hay niños en las casas. 

1 comentario:

Un Simple Blog dijo...

Esto demuestra que somos muy poco originales.