miércoles, 16 de febrero de 2011

Vacaciones. Día 1


6:15 hs

Por una ley universal divina las parejas deben no ser tales, justamente "parejas" sino desparejas, desiguales.
Si Roberto y yo fuesemos en un mínimo similares estaríamos en este momento en casa terminando de guardar las cosas en el bolso (y en bolsas también porque tengo la maldita costumbre de, sin importar el tamaño de la valija que utilice, tener que llevar siempre un par de bolsas en la mano), tendiendo la ropa que se me ocurriera lavar a las 3 de la mañana y buscando papel reciclable, por ejemplo parte de atrás de la liquidación de expensas, para imprimir los pasajes o tickets, como es más top llamarlos hoy día.

Nos imagino emprendiendo el viaje por Avenida del Libertador a las 6:30hs como una ambulancia en llamas, tocando bocina, asomando pañuelos blancos, con la música de velocidad* a volumen dos puntos más allá de lo tolerable.

El defender que las vacaciones comienzan en casa me lleva a realizar cada actividad con esta actitud, mode paseo on cual si estuviera caminando por Chiozza.

Pero dios así no lo quiso, no somos parejos y por esta diferencia es que ahora debo abandonar la lapicera y mi cómoda silla en el bar de buquebus para ir a embarcar.

Como dijo el general, al pedo pero temprano.


Ahora sí comienzan mis vacaciones???




*Siempre hay una canción que acompaña este estado de urgencia, así como la canción de Rocky debería sonar en los gimnasios.

2 comentarios:

Gastón dijo...

Alguna vez te contaré (si es que ya no lo hice por escrito en Mi vida a diario) sobre la teoría de Dios y la música de fondo.
Y aunque las vacaciones sean donde sea, qué buena esa mente llevándonos con la actitud de verano por Chiozza y ese emjambre de gente en el paseo nocturno.

Carolina dijo...

Quiero ya esa teoría!!!!