martes, 6 de enero de 2009

Extra, extra! Parte II

Aquí vamos con algunas descripciones.

La recién separada: ella está radiante, emana luz y endorfinas por doquier. Se separó de su marido (del cual sigue locamente enamorada) hace un año más o menos. Desde ese momento, luego de llorar desencajada y no comprender nada, se mató de hambre y a cinta, lleva miles de kilómetros acumulados en la bicicleta del gimnasio, se acomodó el pelo y usa guantes de goma para no saltarse el esmalte rojo de las uñas.

Guarda la ilusión de que su marido vea su nueva figura, recapacite, se arrepienta y se arrodille deseperado, con docenas de rosas rojas en las manos para que lo perdone y vuelvan a estar juntos. Hasta recrea una y otra vez esa supuesta conversación donde él le dice que no hay nadie como ella, que la ama con locura, que es una "mujercontodaslasletras".
Pero Graciela no le cuenta esto a las amigas del club de las divorciadas en las reuniones de los viernes, qué pensarían?? Que es una flojita?? No, señor, se la banca y despotrica contra el ex. Sólo a Susana le escupe toda esta verdad entre lágrimas, es su confidente, esa amiga que atesora de las casadas (casada con un amigo de su esposo) y la escucha largas horas en el teléfono.

Qué hace trabajando de extra?? me pregunto. Y me respondo rápido, le enchastra su nueva realidad en la cara a su antiguo marido. "Para que vea que no me quedo en casa llorando por los rincones... pst! Qué se piensa ese simio?? Ya va a ver... ya va a ver y se va a arrepentir... cuando me vea en la tele revienta, chicas, revienta!! Igual por mí que haga lo que quiera, ni me importa su vida... nada de nada, eh!", y se llena la boca hablando de su trabajo, que por cierto yo lo viví junto a ella y es cansador, aburrido, montónono, de gratificación cero.

"Siempre quise ser actriz, tengo como ese ángel especial, entendés?", improvisa frente al espejo ante una imaginaria entrevista.

Y no importa cuánto calor haga, cuánto abrigo nos obliguen a usar porque en Alemania hace frío y la publicidad es para allá, ella está espléndida, con una sonrisa tatuada, el maquillaje perfecto.
Con la frente en alto, sacando pecho. Con esperanza y una fe ciega de que esta vez sí, esta vez la ve y la llama.

5 comentarios:

Lucas.- dijo...

ahh.. de ilusiones vive el hombre... (y la mujer del hombre, claro)

Dark Knight dijo...

Usar gauntes de goma para no perder el esmalte? estan locas las mujeres, son incomodisimos :S. suerte.

Ajenjo dijo...

Si el sujeto lo ve, es porque está en tierras germanas.
Ahora pregunto ¿por qué tan complicado lo hace? ¿no es mas fácil llamarlo y ya? Vos, Caro ¿que harías?

beso
A

Dos dijo...

Un sencillo alegato de una sencilla y común señora. Como tantas.
Me conmovió (?)

Carolina dijo...

Lucas: así parece... para ella fue un sueño hecho realidad.

Dark Knight: más incómodo es retocarse el esmalte cada vez que tocás un plato, te lo aseguro!!!!
Igualmente yo no uso porque me son incómodos, jaja!

Ajenjo: ella espera que él la ande googleando...

Dos: y hay más, eh!!!