jueves, 6 de noviembre de 2008

De pasión, de locura y de suerte


Parece ser que con los días de calor una exaltación de las pasiones queda asegurada.


Tal vez es por la caminata, por la menor cantidad de ropa, quizá por el aroma a tilo... O, sencillamente, porque sí.


Vas más atenta, mirando lado a lado, acomodándote de manera delicada el mechón de pelo que cae sobre tu mejilla a causa del viento primaveral; con una botellita de agua en la mochila para evitar la deshidratación y un protector solar de alta graduación.


Entoncés lo ves. Está ahí, cerca, casi que podés tocarlo. Tan divino, atractivo, como susurrando tu nombre te mira fijamente. En el mejor de los casos lo encontrás mientras mirás vidrieras por la calle; en el peor, en compañía de otra dama.


Pero supongamos que no tiene dueña ese primor... manos a la obra, entonces!
Simplifiquemos un poco la situación e imaginemos que ya es nuestro y tenemos una relación iniciándose.

Como todo comienzo nos muestra el germen de lo que será más o menos el futuro de la pareja. Con algunos la adaptación es perfecta, encajan como piezas que, si bien separadas como llave y cerradura, fueron confeccionadas para estar juntas. Están predestinados; y ésto es algo que se percibe inmediatamente, el hueco de cada uno parecía estar esperando al otro. Unión feliz. Alegría, alegría! A festejar bailando hasta el amanecer!!!


Pero... pero!!! También se da con frecuencia ese juego de anti-encastre, vos probás, volvés a probar, algo no convence pero seguís. No llega a ser una molestia la primera sensación, pero podés olfatear que algo no te cierra.

Son relaciones pasionales, de pseudoamor a primera vista, un flechazo. En el punto de partida de la relación hay partes que te dan ganas de limar, sacar un poco de allá, agregarle acá... Nada demasiado incompatible, pero es un roce constante que empieza a lastimarte. Poco a poco, casi de manera imperceptible llorisqueás cuando llegás a tu casa y te tirás a mirar tele.

Y sabés qué, Caro? Para esto no hay milagros, sólo el tiempo puede demostrarnos que lo mejor es decir "nunca más", decidir dejar de darnos una vez más la cabeza contra la pared; ojalá hubiera curitas que cicatricen esas heridas. La profunda marca de una relación trunca.


Por si no lo dije estoy hablando de la relación con un par de zapatos nuevos, más específicamente, sandalias.

Las hijas de puta me hicieron parir gatitos. Caminé todo el día como china con zuequitos número 32.

19 comentarios:

Mägo... dijo...

No se que decir...
La verdad habìa estado leyendo todo esto pensando en un comentario muy profundo sobre las relaciones amorosas a primera vista, lo cual sospeche que no serviría porque de seguro estabas hablando de otra cosa... y me dije "no, si esta hablando de otra cosa, seguro que no encaja del todo"... pero si...
estabas hablando de otra cosa...
asique... repito: no sé que decir,,,

Un saludo...

Mägo... dijo...

No se que decir...
La verdad habìa estado leyendo todo esto pensando en un comentario muy profundo sobre las relaciones amorosas a primera vista, lo cual sospeche que no serviría porque de seguro estabas hablando de otra cosa... y me dije "no, si esta hablando de otra cosa, seguro que no encaja del todo"... pero si...
estabas hablando de otra cosa...
asique... repito: no sé que decir,,,

Un saludo...

The Bug dijo...

Al revés que Mägo, yo leía pensando en hacer un comentario medio pelotudo y gracioso comparando las relaciones de pareja con un par de zapatos, ¡pero su remate me ganó de mano!
Y ahora tampoco sé que decir...

Dos dijo...

Jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Tiene 10, CCSV.
Una sola duda: cuando dice "ganas de limar" esta hablando del faaaaaaaasssssssssssoooooooo, no ?
Me chequeó el mail del blog?

Colores dijo...

hola Caro! jijijiji... que bueno eso! A mí me pasa no sólo con el calzado nuevo... todas las temporadas se tiene que volver a acomodar el pie al calzado de invierno, cuando venimos del verano y viceversa... se vuelven a hacer las antiguas y viejas ampollitas, (en realidad durezas pero suena a vieja..) sí, te vuelven a crecer las durezas para soporatar los zapatitos del año pasado... estoy en plena adaptación piecil.
BEsos!!

Carolina dijo...

Mägo: el que no encajaba del todo era el zapato...

The Bug: cuéntenos de sus zapatos!!

Dos: gracias!!! Usted con qué lima asperezas???? Ahhh, ya chequeé los mails!!!!

Colores: es cierto!! No sólo con los nuevos, pasa con todos, hasta que no se forma el callito, sufrimos como condenadas...

Complejamente Yo dijo...

jajaja qué feo, me pasó lo que a todos, o sea iba a comentar que a mí también me pasó lo de las relaciones truncas que no encajaban, y después lo de las sandalias :P
pero esto me deja como enseñanza una profunda reflexión (?) : por qué no esperamos a escuchar ( o leer o conocer) hasta el final a la otra persona, antes de emitir una opinión. (?)
xD jaja

un besote!
buenísimo tu blog!

Dark Knight dijo...

O yo soy raro o ustedes son raras, yo no tengo callos a excepcion que la zapatilla, zapato sea una cagada o me quede chico, despues de eso mis pies estan hermosos :D
Un abrazo.

Pau dijo...

Ah, los zapatos y nosotras... nadie los entiende, pero son un mal necesario (?)

Ajenjo dijo...

Ya tenés una excusa para pedir un masaje en los piecitos.

beso
A

Carolina dijo...

Complejamente yo: viste?? Hoy aprendimos a escuchar todo el mensaje del emisor antes de emitir opiniones, en este blog todos los días se aprende algo nuevo!!

DK: empezá a usar sandalias y vas a ver...

Pau: quién?? Nosotras??? Ja, obvio!!

Ajenjo: no estaría nada mal, che...

=Jota= dijo...

dejame decirlo, carolain, pero ustedes son demasiado insoportables con esas cosas. Usan ropa insoportablemente incómoda y después se quejan porque les duele algo, le aprieta no sé qué dedo o le marca tal cosa.
Anden en zapatillas y déjense de joder, son lo más cómodo que hay y no existe hombre que se queje porque ustedes las usen.
yo no, al menos...

Lucas.- dijo...

Pseudoamor. La mejor definición.

Horacio dijo...

por eso hay que usar zapatillas, botas o borcegos

FACUNDO, el que no se hequiboca. dijo...

No concuerdo con Horacio. Yo he usado borcegos y sentí exactamente lo mismo que vos, Caro.

DINOBAT dijo...

Soñar no cuesta nada, el paso de lo irreal a lo verdadero es sublime, se hace o no se hace, guardamos el secreto o le damos vida...

PAM07 dijo...

Pensé en helado... bueno podía ser, no?
Si era Emo iba, pero viste... no caben los Floggers... prefiero al deprimidito.

Carolina dijo...

Jota: yo andaría todo el día de zapatillas y pollerita de jean... Pero al laburo tengo que ir sí o sí con zapatos.
Siento que mis jefes no captan mis sensibilidades... no entienden mis necesidades de usar zapas.

Lucas: ningún amor a primera vista. Todas bobadas.

Horacio: como le decía a jota viviría con zapatillas y, agrego, botas. Pero con este calorcete se me cocinan las patitas.

Facundo: sos mi alma gemela.

Dinobat: lo qué??

Pam07: callate, nene!!! Finalmente no se hizo... nos deprimimos, nos hicimos emo y suspendimos todo.
Más que en helado, pensá en verde!!

Roky Rokoon dijo...

casi se me cai el lagrimonnnn
jajajajjaja