martes, 10 de junio de 2008

Que sí, que no, que venga un chaparrón!!! O no...


Sentir en el cuerpo la presencia de un alien retorciéndote el ovario derecho, o a todo el cirque du soleil haciendo malabares en tus órganos femeninos, te lleva a pensar muchas cosas. Y de lo más profundas.

Arranqué reflexionando sobre la vida de una Carolina, o dos, tal vez...

Cuando niña, ella quiere hacer pis parada, andar en patineta, jugar a los bici voladores (sí, soy grande, y???), agarrarse a piñas cuando alguien la pelea, usar vestido sólo con la finalidad de, al hacer "lero, lero", poder mostrar la bombacha como perfecto signo de pelea. Pero no, es nena y no la dejan. Malditos represores!

A medida que va creciendo, ciertas obligaciones se van sumando que hacen que su vida sea un tanto más miserable: hacer la cama, secar los platos, tender la ropa, barrer. De la princesita que a los dos años aseguraron que era, nada ha quedado.

Hablemos de recompensas. Cuál es el incentivo que utilizan las madres para que Carolina haga esto? Como lo pensabas, exactamente, ninguno. "Ser mujer" (cuando apenas tenés diez años), parece ser suficiente para que una quiera fregar en los ratos libres, y siempre con buena cara si no viene la maldición, "qué caracter podrido, eh! No te vas a casar nunca vos!". Como si a la pequeña niña le importara... está en quinto grado, señora mamá!!!!

La adolescencia es fatal. Ahí una se cree que se decide gran parte de la vida. Comienzan las dietas, las depilaciones, la menstruación (con dolor, todo con dolor), el compañerito que mira a otra con tetas, vos todavía ni indicios de una redondez por esa zona...

Pasar de ser la mujer que eras a los diez, esa que tenía edad suficiente para pasársela "colaborando" en las faenas del hogar con la abeja reina, a ser otra vez una nena que nada entiende, es cuestión de minutos. Sí, los minutos que tardás en enamorarte de ese chico rebelde que se pasea en moto delante tuyo. Ahí ya no sos más grande, para eso sí sos chiquita.

Y después pretenden que una no sea contradictoria.

Entre "cómo se te ocurre hacer pis parada!" a "qué hacés sentada ahí? Hacé parada!!!" hay una estación de servicio.

De "estás grandecita ya" a "no te parece que sos muy chica para eso??", un hombre, un primer amor (que seguramente te va a romper el corazón cuando te deje por una un poquito más grande que sí se deja tocar el culo...).

Pasan los años y las conversaciones de Carolina pasan a ser más o menos éstas.
  • Ejemplo uno:

Roberto: te enojaste, gorda?? No, boluuuu... dejame que te explique...
Carolina: basta, Roberto, gorda tu abuela! No me importa lo que tengas para decirme!!! No te quiero escuchar!!!!! Entendés??? No quiero escucharte!!!!!!!!

Roberto: bueno, está bien.

(silencio por 30 segundos)

Carolina: ahh... el señor no va a decir nada... el señor se queda callado... dale! Decime algo Roberto!!! Hablá!!!!!

Qué sucedió aquí??? Roberto creyó interpretar un mensaje y actuó en consecuencia, se quedó callado tal como Carolina solicitó. Error.
  • Ejemplo dos:
Roberto: uhhh, noooo... te pusiste mal...
Carolina: (con vos muy nasal y reveladora) nnnoo!!
Roberto: estás llorando??
(Osa con sus desagradables manos hacer girar su cabeza para mirarla a los ojos y comprobar la presencia de lágrimas)

Carolina: dejame sola!! No me des vuelta la cabeza... no quiero que me veas... andate!! Dejame!!!!

(Roberto suelta sus cabellos dulcemente y se dispone a retirarse para dejarla sola. Da dos pasos rumbo a la puerta...)

Carolina: a dónde vaaaaas??? vení!!!! Estoy llorannnnndo... abrazame!!! Ves??? Sos un insensible.... Vennnnní!!!!!

Bueh... un loca.

O tal vez una persona que sencillamente sigue siendo lo que desde niña le mostraron. Contradicciones.

11 comentarios:

The Bug dijo...

Iba a dejarte un comentario, pero mejor no, no sé cómo lo irás a tomar.
Aunque si no lo escribo, a lo mejor lo tomás a mal.
Vaya.
Ma'sí. Que se haga cargo Roberto.

La Mar en Coche dijo...

vine desde el blog de "the bug" y veo que el ya paso por aca, me atraj tu tan femineitico comentario que dejaste por alla. Y leyendo me doy cuenta de lo femineitico de tu blog, m,uy interesante, voy a veir por aca mas seguido. Despues de leer este post entiendo un poco porque no puedo entender a las mujeres, un poco.
Saludos y hasta pronto,.
e.-

Mägo... dijo...

Jajaja... pobre Roberto no entendia nada seguro...

La cagada de ser varon es que las pendejitas se aprovechan y cuando sos chiquito te re-maltratan y no les podes decir nada porque son nenas...
Capas por eso... nos cagamos a trompadas para descargarnos las broncas que nos hacen agarrrar las niñas...

El MeLLi dijo...

Pobre rober ...

Carolina dijo...

The Bug: ves?? al final para que venís?????? andate a otro blog ahora!!!
Eh!!! Adónde vas??? Vení!!!

La mar en coche: me alegra haber sido útil... bienvenido!
Ah, consulta. De dónde surge la expresión "la mar en coche"?

Mägo: jajja!! Y encima tenemos la culpa!!! jajaj!!

Melli: por suerte yo soy un amor de novia... tiene suerte Rober...

Ana dijo...

Me encantó y me sentí totalmente identificada. Siempre luché con mis viejos por su discurso contradictorio. Estaría bueno que AL MENOS lo acepten: "Ok, parece una contradicción, pero para eso sí tenés que tener unos años más..."

Beso!

La Mar en Coche dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Mar en Coche dijo...

Caro, lo copio y lo pego, esta es hasta ahora una de la smejores definiciones que encontre:
""
A principios de siglo nada había mas envidiable en Madrid que ser el dueño de un coche tirado por caballos. Y si el dinero no alcanzaba para esto, al menos había que tomar uno en alquiler y exhibirse por las calles para darse aire de persona "chic". De ahí que la expresión "ir en coche" equivale a estar cómodo y seguro, sin mayores preocupaciones. Se comprende que "ir a la mar en coche" representa la máxima felicidad para muchos.

Una canción de aquellos tiempos lo aseguraba:

"¡Cuánto lujo ir así,
que derroche,
a la mar de paseo
y... en coche!".

Con el tiempo, la frase se redujo a "la mar en coche", y con ella quedó asociada la idea de un mar que anda en vehículo. Una imagen casi surrealista que hoy usamos para manifestar el colmo, un etcétera sin límites que se traduce en frases como "Fulano quiere todas las comodidades y la mar en coche".
""

nuestra idea como grupo de circo es tomar un poco de las dos acepciones: generar y generarnos esa sensación de maxima felicidad y a la vez, saber que no es poco lo que pretendemos, es exagerado...

un abrazo!
e.-

L@U dijo...

Jajaja es tal cual! Jajaja
Gracias a Dios se inventaron a los psicólogos enderezarnos un poco la cabeza después de haber pasado por las manos de nuestros padres jajajaja

Carolina dijo...

Ana: claaaro, aclaren, loco!!

Mar en coche: ahhhhhhh!!!!! Yo que imaginaba una olas manejando un auto y no entendía nada...

L@u: obvio!! Para qué pensás que estudié... je!!

Natu dijo...

Huyy siii Caro no nos cmprenden a las mujeres, no entienden nuestros mensajes ocultos!!!Y las charlas con los padres pueden llegar a traumarnos!!:P
Y todo eso se te ocurrió por un dolor de ovarios?!!!Graveee