viernes, 30 de noviembre de 2007

Dia que siempre recuerdo...

17 años... Llenos de ilusiones, proyectos, felicidad. Nada parecía frenarlos o intimidarlos. Es esa edad en la que te creés un poco superpoderoso, nada te toca.

"Si otro colegio lo hace por qué no nosotros??". Fue así que decidieron organizar una fiesta con la idea de recaudar fondos para el tan ansiado viaje a Bariloche que se realizaría el año siguiente. Quizás un poco para ayudar a quienes más lo necesitaran, pero no era ese el verdadero fin, no importaba tanto recaudar fondos. Tal vez sí lo era la fiesta en sí, planificarla, crearla, armarla, darle vida y divertirse hasta la mañana siguiente.

Después de varios meses, todo estaba listo. La división de tareas había sido perfecta... algunos para venta de entradas, otros para comprar las cosas que se necesitaran, un par encargados de los temas legales, tales como seguros y controles municipales. Y por supuesto, los que no hacen nada...

Aproximadamente a las 23 hs comenzó todo.

Fiesta de espuma. Pero espuma de veras... no era de pomo o en aerosol sino que consitía en unas máquinas colgadas en el techo que tiraban la bendita el tan querido material.
Todo era un descontrol, la gente estaba realemente pasándola bien, festejando, saltando, todos empapados de espuma y alegría...

Pero la espuma en un momento se fue... se desvaneció dejando un gusto feo en la boca, y sobre todo en nuestras vidas... Sobre todo en la vida de él.

El dolor suplantó a la euforia... la culpa a las ilusiones...

Hoy se cumplen 11 años de la muerte de "Pucho" en la fiesta de la espuma organizada en mi colegio por mis compañeros y por mí.

Si bien la culpa no fue nuestra, el disc jockey había sido informado varias veces que una de las tarimas daba "patadas" pero no quería cortar con la joda (y es más, para que no saltaran los tapones, o como se diga, había decidido desconectar (??) los interruptores), fue inevitable sentirnos responsables...
La frase, "Son cosas que pasan...", nunca nos convenció ni alivió el dolor, la sorpresa, el impacto.
Hoy estoy un poco seria...

19 comentarios:

Tomás Münzer dijo...

pah, qué manera de desvirgar tus posts, jajaja. Y no, no te venero, restaste 10 puntos en la escala de Tomás. Igual te sigo bancanco, aunque con una nota de observación :P

Ahí lo leo

Tomás Münzer dijo...

Entonces, debe haber una relación directa entre la tristeza y escribir con las nalgas... :P

Roky Rokoon dijo...

que tema, hoy se dice que no hay nada que festejar no? bueno,no mucho x agregar, mas que recordar con una sonrisa, y que de por cierto nunca te olvides ni del dia, ni de lo que paso, ni de pucho

Colores dijo...

Ay, Caro, la verdad es que siempre vengo esperando leer cosas divertidas... tengo que decir que me entristeció mucho tu historia... y bueno, a 11 años es bueno seguir recordándolo... y recordarlo por siempre..
Hay cosas que suceden que uno nunca encontrará explicación. La verdad una pena...
Te mando un besote

Mad Bunny dijo...

=( buh

IRENE dijo...

Caro, este caso se parece a uno que salio en los diarios hace algunos años tb.
Fue el caso de Horacio Taicher, un actor de reparto que se ganaba la vida en fiestas privadas como animador.
Cuando en una fiesta toma el microfono, queda pegado y muere al instante.
Me imagino el sentimiento de impotencia, tristeza, desconcierto que habras sentido.
Pero bueno, hiciste catarsis en tu blog y eso esta bueno tb.

Tomas, vos no seras hermano de Tinelli no?? pq eso de exigir
"pum para arriba " todo el tiempo, es aburrido jaaaa!!

elanonimosoy dijo...

Entiendo, Caro, no sabes cuanto te entiendo. Hace 22 años, perdí 6 amigos en un accidente de transito. Ellos me dejaron, porque fui a comprar cigarrillos. Cuando salí del kiosco se habían ido... y eso me dejó a salvo...
Un abrazo.

IRENE dijo...

Cuantas historias de perdidas...pero eso nos tiene q dejar la enseñanza de valorar lo q se tiene..no???

Pau dijo...

Es un horror lo que les pasó. Yo perdí a un amigo a los 17 años, y fue una de las experiencias mas tristes que viví en mi vida. Yo trato de recordalo con una sonrisa. :)

Pucho dijo...

la puta madre, este post es horrible. Aunque no me lo creas, me pego mal. Un abrazo

PAM07 dijo...

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.
L.G.

Natu dijo...

Que feo y triste Caro!!!Tené presente a tu amigo de la mejor manera, los recuerdos no se borran pero hay que seguir adelante!!
Saludos!

Carolina dijo...

Gracias a todos!!

Polzúnkov dijo...

Recuerdo esa noticia, ¿puede ser?
¿Salió en el noticiero?

No importa, lo importante es que te acuerdes vos... y que nunca te olvides.
No por masoquismo, sino porque demuestra que tenés sentimientos.

:-)

Horacio dijo...

y a pesar de todo, son cosas que pasan...

igual le podrías haber cambiado el nombre, no ves que pucho se sintió mal?

FACUNDO, el que no se hequiboca. dijo...

Ufff. Qué momento!. Supongo que son de esas cosas que uno recuerda también en los buenos momentos, como la sensación de que las cosas van bien, pero algo no está del todo bien.
Un beso.

Ana dijo...

:( No hay nada que calme el dolor de la pérdida de un amigo.

Tomás Münzer dijo...

Leyendo los comentarios creo que quedé muy desubicado (nota mental: no hacer chistes en los posts serios)

Anónimo dijo...

Hola amiga. Siempre te leo, pero evito hacer comentarios. Prefiero hacértelos personalmente. En este momento me es imposible verte, así que te escribo. Gracias por haber posteado esto.
Fijate que estuve en esa misma fiesta, organizándola, pasando por lo mismo, y no había retenido la fecha... Será que uno hace a un costado este tipo de recuerdos que duelen.
Comparto lo que sentís por Pucho y por sus amigos que estuvieron ahí toda esa noche en el Regional...
Qué bueno que lo recordaste... Saludos del otro lado de la cordillera.